viernes, 25 de diciembre de 2009

Mujer, alma de la fiesta



Las calles navideñas, entre luces y "sooopa le dieeeron al niñooooo" eran una mar de gente, ¿adónde está la crisis económica?. Envuelta en la masa lenta y nerviosa, pensó en un incendio, tan terrible como el de aquel año 2001, empezó a sentir pánico pero se sobrepuso, ¿en qué otro lugar conseguiría los fuegos artificiales tan baratos?. Sin consultar a su cansancio, tomó un taxi hacia el Jockey Plaza para comprar el regalo preciso para satisfacer a su hija, la conflictiva Paula, pobrecita. La cola en caja sólo demoró 25 minutos ¡vaya! y salió veloz rumbo a casa para mandar el pavo al horno de la panadería. Kikito se hizo el difícil para ayudarla a cargar la bandeja de 9 kilos de pavo embadurnado en salsa criolla. ¡Sólo son 50 metros, mi amor!. Los ruegos de madre lo ablandaron y al final el chico le hizo el favor. A las 9 de la noche ya casi había terminado la decoración de la mesa, a las 10 p.m. la familia estaba reunida, ¡al fin!, ese fue el momento que ella escogió para ir a su cuarto y terminar de envolver regalos, ¡ay, se le olvidó la empleada! Sin más, cogió el frasco de colonia que le regalaron en su cumpleaños, aún no estrenado por supuesto -¿o si?- ¡Listo! Se sintió una directora de orquesta dispuesta a afinar los instrumentos... pero ¡aún no! Por suerte se dio cuenta que estaba apestando a caos navideño. Este es mi momento se dijo bajo la ducha pero Paco venía a buscarla "mujer ¿dónde te has metido? no encuentro el sacacorchos" Una brisa de satisfacción rozó su frente, siempre es grato que la necesiten a una, pero puso un tono afligido para responderle "¿No puedes hacer nada por tí solo? pregúntale a Eduviges, yo estoy cambiándome"
Regia, el alma de la fiesta, salió a prodigar el encanto de su presencia. La abuela estaba tranquila en su silla, Paco que le daba duro al trago, la chica hablando por el celular (corta hijita, corta eso), Kikito-mi-amor, una tía solterona y el gay de su cuñado como siempre a cargo de la bulla. Todo en su sitio. Ni una hilacha de imperfección se coló en aquella Nochebuena para el recuerdo, hump, casi... las velas se derritieron rapidísimo y ya estaban incendiando la corona de adviento, ¡quería matar a alguien! sin embargo todos rieron, ella también rió un poco. ¡La foto! Se colocó de semi perfil (para afinar la silueta), bajó el rostro, elevó la mirada (lo aprendió de Lady Di) y ya. Luego, ella tomó la cámara digital que todavía no termina de pagar, enfocó, reordenó el grupo, volvió a enfocar ("¡ya pues, apúrate!") y tomó la más preciosa fotografía que te puedas imaginar. Hacer las cosas BIEN es algo que aprendió directamente de su mami, hoy le resulta tan natural como si fuera una segunda piel. Entre cohetes y luces, cayó rendida en la cama, pero antes de dormir recordó, ¿por qué será?, a su primer enamorado, un flaco marihuanero que por suerte se fue a vender artesanías por el mundo y no volvió a saber más de él. Feliz Navidad donde estés, mi amor, musitó casi dormida. Cuando Paco llegó a molestarla, ella se negó a despertar, ya se sabe que Paco no termina borrachera sin sexo. "Estoy muy cansada" le dijo y siguió soñando artesanías.
(Este espeluznante relato está dedicado a una amiga a quien quiero mucho y a quien deseo muchas fiestas imperfectas en esta vida, en donde ella no sea indispensable)

lunes, 21 de diciembre de 2009

Laura y Blas, un asunto de ser quien eres y ya.

Leo mis correos de dos días, numerosos, impersonales. Uno de ellos, Libros Peruanos ¿Por qué lo abro si no compro libros con regularidad? Ah, tiene columnas de opinión, artículos exquisitos, infrecuentes. Debería dejar de leer periódicos y dedicarme más a estos delicatessen. El novelista Miguel Gutiérrez escribe “¿Fraude o maravillosa ficción: Laura Laurencich 14 años después”, y a través de la lectura recupero en mi memoria una noticia que, aquella vez, me produjo incomodidad. Una historiadora italiana se había permitido negar que Guamán Poma de Ayala, mi adorado cronista, fuera autor del libro La Nueva Crónica y el Buen Gobierno. Gutiérrez habla del rechazo que produjo tal revelación durante un simposio de académicos peruanos, en la Universidad Católica de 1996. Los eruditos la hicieron polvo, la cuestionaron ¿quién es ella?, nadie la conoce, no ha escrito nada trascendente, los documentos en que se apoya son falsos. Sí pues, eso fue lo que leí en los periódicos yo también. Y resulta que ahora, 2009, el trabajo de esta historiadora ha sido publicado por la Municipalidad de Chachapoyas (¿quée?), la única que aceptó semejante riesgo. Los Chachapoyas, recordemos, fueron llamados “fidelísimos” por los españoles de la conquista. En cambio, siempre fueron rebeldes y contestatarios a los Incas. Historias de antiguos, como se dice.
Pues bien, retomando el hilo de mi relato –extraño, muy extraño- leo al novelista Miguel Gutiérrez, que nos dice que si la doctora Laura no es científica, pues entonces debe ser una excelente fabuladora porque los documentos que muestra son alucinantes. En resumen, ella afirma que el verdadero autor de Nueva Crónica y Buen Gobierno, es el jesuita Blas Valera, nacido en Chachapoyas y criado entre indios hasta los 13 años. Su vida cambia cuando presencia el asesinato de su madre, la indígena Urpai a manos de su padre, el español Alonso Valera. A los 23 ingresó a la Orden jesuita, una de las primeras promociones de mestizos, y fue enviado a Huarochirí (la misma tierra que nos legara sus maravillosas leyendas) para hacer sus estudios religiosos. Luego la Orden lo envió al Cuzco. Estamos hablando de 1577, sólo unas décadas atrás se había iniciado la ocupación española de nuestra tierra. Entre otras rebeldías, los cuzqueños formaban sociedades secretas para alimentar la memoria de los antepasados y Blas tomó contacto con una de ellas, llamada “Nombre
de Jesús”. Por su intermedio conoció la historia oral, también aprendió a leer fluidamente los ideogramas, signos y pictogramas presentes en los kipus y diseños textiles. Poco después se hacía llamar “el mestizo que se siente indio” y declaraba ser fiel a la estirpe de su tío materno, el curandero Illahuanca. Se alineó con una corriente jesuita llamada “primitivista”, que trataba de evangelizar a los indígenas en su propia lengua sin exterminar su cultura (corriente que desarrolló una importante Misión en Paraguay y a la que debemos la conservación del guaraní), pero Valera se sentía diferente: él quería organizar un movimiento neo inca-cristiano, para que veas que nadie inventó nada en este país. Parece que la política en aquel tiempo semejaba una olla a presión y, para variar, la idea del levantamiento hervía bajo las piedras (¿dónde se jodió el Perú, Zavalita?). Pronto, el Imperio concluyó que debía corregir dos puntos en su política religiosa: 1) prohibió el ordenamiento de sacerdotes mestizos, 2) exacerbó las contradicciones con los jesuítas, excesivamente pensantes, lo cual derivó después en su expulsión de toda América. Naturalmente, Blas fue castigado y llevado a España por levantisco, aunque oficialmente se le imputó un lío de faldas (¿raro en un sacerdote, no?) y confinado a reclusión en Cádiz, donde se puso a escribir historia, con gran estilo y elegante latín. Una incursión inglesa incendió su monasterio y junto con su vida sólo logró salvar un puñado de manuscritos, que luego entregó al Inca Garcilazo de la Vega, otro mestizo que vivía en España. Para demostrarnos que Bryce Echenique no fue el primer copión de la historia, Garcilazo publicó Los Comentarios Reales, su obra, sobre la base de los manuscritos de Valera, pero se olvidó de poner las comillas (aunque lo menciona varias veces). Al ver que el mestizo no bajaba el morro, la Orden jesuita lo condenó a muerte jurídica, tras lo cual borró el nombre de este sacerdote peruano, de todas las listas de los vivos (¡la de reuniones y coctelitos de Embajada que se perdería!). Blas escapó, e hizo el viaje de regreso al antiguo Perú. Ya en su patria se dedicó a viajar, recogiendo historias, levantando desorden y propagando su evangelio de identidad peruana. Fue protegido por sus colegas jesuitas-mestizos Gonzalo Ruiz, Pedro de Añasco-y por sacerdotes doctos como Anello Oliva, gracias a lo cual, durante 19 años, logró continuar su prédica por los pueblos. En estas correrías conoce a nuestro Guamán Poma, el indio rebelde, que no manejaba aún los instrumentos de los españoles (el papel y la tinta) pero ya utilizaba la historia como recurso de resistencia al exterminio de nuestras culturas. Guamán Poma completa mucha información, que Blas Valera recoge, dibuja, escribe y edita. Entre sus 53 y 73 años realiza esta obra, que se ubicaba, de espléndida manera, en el proyecto jesuita de atraer la atención de las mentes superiores (supuestamente el Rey) hacia las barbaridades que se hacían aquí, en estas lejanías. Dada su muerte jurídica y civil -el nombre de Blas Valera había sido borrado del mundo de los vivos- es natural que necesitara un representante (un testaferro, como se dice) y él escogió a su gran amigo, a quien (sabiéndolo o sin saber) levantaría del anonimato para enviarlo a la posteridad: Guamán Poma, el indio. En 1918 viajó a España y logró escribir una de las dos obras recuperadas con su nombre: Exsul Inmeritus. Y murió. Era 1619. La historia de cómo llegó a tus oídos merece otra novela. Laura Laurencich (me suena como Luisa Lane o Lina Luna) es una italiana real, no conozco su rostro, sólo su fama de antipática y rompe ilusiones. Después de su choque de trenes en la Lima de 1996, con el stablishment etnohistoriográfico, ella también fue condenada a muerte social porque la llamaron “desconocida” “improvisada” “fantasiosa" etc. El Perú se le cerró. Pero ella cree en sí misma y logró un Simposio de expertos en Roma (1999. Instituto Italo-Latinamericano) que confirmó por todos sus ángulos la veracidad de los documentos presentados (el libro mencionado y otro, llamado “Historia et Rudimenta Linguae Piruanorum”, completado desde Lima, en 1638, por el sacerdote Anello Oliva) Para que veas que las mujeres también somos científicas, que podemos arriesgar una reputación, podemos enfrentar a los hombres conservadores en su propio terreno. Y no fue a cambio de matrimonio, ni de seguro social, no. Sólo fue amor... a la verdad.

martes, 15 de diciembre de 2009

Azul o Rosa


Hace 30 años, cuando era estudiante universitaria de comunicación me di cuenta del gran daño que nos habían hecho los cuentos de hadas a las chicas inocentonas -como yo- que habíamos crecido esperando la llegada de un príncipe (azul) a nuestras vidas. El primer golpe con la realidad (cuando el príncipe se volvió un sapo nuevamente) me hizo comprometerme con una especial lucha feminista: ¡NO a los cuentos de hadas!

Estamos en el 2009 y asisto al cumpleaños número 4 de mi sobrinita en una cosmopolita Buenos Aires y ¡Oh, sorpresa! la fiesta de cumpleaños se desata en lo que hoy se conoce como "la hora loca" las niñas y los niñas se disfrazan para luego bailar frenéticamente envueltos en su personale/alter ego. ELLAS todas vestidas de princesa y ELLOS todos vestidos de superhéroe.

Caigo en cuenta que el mundo ha cambiado en términos de calentamientno global, pero ha involucionado en asuntos de género. Confirmo que ELLAS y ELLOS viven mundos paralelos, desde los 4 años... ¿Por qué si ellas son princesas, ellos no son sus príncipes, ¿no debería ser así el juego?, ¿por qué si ellos son superhéroes, ellas no son las superheroínas o las villanas? ¿Será que las princesas juegan a ser las víctimas que serán rescatadas por los superhéroes? O simplemente, cada uno anda en lo suyo.

Alguien que sepa, por favor ayúdeme a descifrar qué está pasando. ¿Qué dicen las feministas a esto?

viernes, 11 de diciembre de 2009

Amar a Barba Azul

En el escenario hay un hombre sentado ante un escritorio. Una mano femenina se desliza por su pecho hacia su cara, sube sinuosa, como acariciando, pero él la rechaza, la mano cae y empieza otra vez su avance ondulante. El hombre la rechaza otra vez y otra y otra. La mano cae y vuelve a empezar. No se ve a la mujer, que está oculta tras el escritorio a los pies del hombre, solo aquella mano que intenta una y otra vez, inmune al rechazo. Poco a poco la acción es más violenta, parece que la estuviera maltratando, pero la mano no se inmuta y continúa el intento. En el entorno de esta pareja, hay muchas otras que dan vueltas como si bailaran o pasearan, pero tienen algo peculiar: los hombres jalonean a unas mujeres que tienen la cabeza tan agachada que parecen cuerpos sin cabeza. Es Pina Bausch, la coreógrafa alemana, con su puesta en escena "Barba Azul".
El cuento Barba Azul fue rescatado de la tradición oral europea por Perrault, el fabulador, y ya es un clásico que enseña, mmmm... ¿qué moraleja enseña? Ah, sí, lo perjudicial que es para las mujeres ser muy curiosas y desobedientes. El imponente dueño del Castillo, Barba Azul, entrega a su mujer las llaves de las cien habitaciones y le dice que puede verlas todas menos una, después se va a un largo viaje. La bella, naturalmente, abre la puerta prohibida (como si a Eva le pidieran no probar la manzana, jajaja, la fruta prohibida es más sabrosa, lo sabemos todas) y encuentra los cadáveres de las anteriores 6 esposas. Ella será la séptima.
Pina Bausch recoge la leyenda y la lee de otra manera. Muestra una mujer que intenta seducir a pesar de la negativa, que está a los pies del hombre e insiste. Y él la rechaza repetidamente hasta el paroxismo. Este es el argumento de los maltratadores de mujeres, ni más ni menos: "ella se lo buscó".
Pero Pina Bausch fue una artista situada siempre un paso adelante de su época, esa mujer de mirada triste y profunda, ¿estaba repitiendo los lugares comunes del machismo?
Pierre Bordieu, un sociólogo que estudió el fundamento ideológico de la sociedad patriarcal, afirma entre otras cosas, que las mujeres también sostienen, con su sistema de ideas, la pretendida superioridad masculina. Al leerlo recuerdo las iglesias repletas de devotas en profundo recogimiento para escuchar la interpretación que un hombre -sacerdote, pastor o gurú- hace de las Sagradas Escrituras de su religión. Y recuerdo las organizaciones sociales a las que pertenecí -padres de familia, clubes, asociaciones- impulsadas fuertemente por mujeres que a la hora de escoger lideres entregan el cargo a alguno de los pocos hombres que están por allí... Y ellos que nunca se sienten menos, cuando están entre mujeres, ¡siempre aceptan!
¿Por qué? -me pregunto- ¿por qué elevamos a nuestros hombres a la categoría de "dioses"? ¿Por qué, cuando se nos caen esos dioses con pies de barro, al hombre de carne y hueso le retiramos nuestro amor y confianza? ¿Por qué uno de los ingredientes de nuestra relación con el hombre es la veneración con que le tratamos? Siguiendo lo que ví en el ballet de Pina Bausch, me pregunto, ¿por qué las mujeres abandonan su inteligencia cuando entran en relación con los hombres?
Y estas preguntas no son banales, lo siento así cuando escucho a ciertas amigas, atadas de por vida a sentimientos dolorosos por algún hombre que ya se fue hace rato o cuando leo las cifras de mujeres asesinadas por aquél a quien tan bien habían amado.
Para coronar mis inquietudes, encuentro un artículo de Javier Marías que precisamente se titula así... Y, con todo mi respeto por la buena pluma, comparto con ustedes un párrafo supremo:
(...) En los últimos cinco años más de doscientas mujeres han sido muertas en España por sus presentes o pasadas parejas. La mayoría no repelió el ataque, parece, ni lo intentó siquiera. Y quién sabe si algunas no esperaron sin más a que el cuchillo descendiera sobre su pecho, incrédulas pero sin rebelarse ni oponer resistencia. No sé, a veces me pregunto si es que en muchas de ese sexo anida un mortal optimismo de fondo, que frente a los peores indicios y los mayores temores las lleva a pensar, como a Willa Harper: “No, no puede ser”. “No puede ser que me mate ese a quien tan bien he amado, o a quien aún bien quiero, a pesar de todo”. A veces me pregunto si es que muchas mujeres padecen de incondicionalidad, o de una extraña dificultad para dejar de querer a quien decidieron una vez entregar sus días, uno tras otro, hasta que al final también le entregan su vida, o lo que es lo mismo pero sin ya vuelta de hoja, su muerte. Y en la duda masculina uno se dice: “Sí, sí puede ser. Pero ningún dios debería permitir que fuese”.

lunes, 7 de diciembre de 2009

¡Oh! fauno enamorado

envueltos en las sábanas de tu cama, esa cama tuya
cargada de pesares
descubrimos las mil formas del amor;
mis senos como palomas alimentaron tus angustias
y tus pasos se perdían locos en la llanura de mi vientre,
¡oh! fauno enamorado
cabalgabas sobre mí desesperadamente
tus labios tomaron posesión de mi sexo
y una lluvia de estrellas bañó nuestros cuerpos
y tu semen vino a mí curando todas mis penas.
al final fumamos y nos quejamos del viejo colchón de paja
limpiamos nuestros sexos
hurgamos en viejos poemas la definición de lo nuestro
volvimos a fumar
y las cuatro paredes de tu cuarto se hicieron evidentes
tan claras y evidentes
yo te dije adiós y tú prometiste llamarme.
María Emilia Cornejo (1949-1972)
Magdala Editora

El amor, ¿qué tiene, qué veneno administra? ¿Por qué le tememos tanto que sólo a través del arte o la locura (casi lo mismo) terminamos de ingerirlo?
María Emilia se fue por mano propia, esgrimiendo la misma audacia que usó para ponerle verbo al cuerpo apasionado. Décadas más tarde, un antiguo amigo suyo, el poeta profesional José Ruiz Rosas dice "Ella era una chica que empezaba a escribir" . Parece que así es el oficio: requiere cumplir ciertos cánones establecidos por alguien a quien no conocemos. Esta zorra se queda con el poema.
En la foto, María Emilia Cornejo

martes, 1 de diciembre de 2009

Galería de Vírgenes Estrechas


¿Quién puede decir que "ya hubo algo", cuando sólo hubo "alguito?
Por ejemplo, si "algo" llegó a entrar en "algo", es indudable que ya sucedió Algo. ¿Y cuando no llegó a entrar... es que "aquí no pasó nada"? La cosa no es para que lo pases por alto así nomás. ¡Detente que esto es importante! Te pido que reflexiones esto:
Pregunta 1: Hubo una relación sexual sólo si hubo penetración? En caso que la respuesta sea afirmativa, ¿adónde dejamos toooooda la variante de sexo entre mujeres? (que, obviamente, no tienen instrumento genital para la penetración) En caso que la respuesta sea negativa, pasamos a la pregunta siguiente
Pregunta 2: ¿En qué momento una relación común entre personas que se aprecian y se tocan, pasa a ser una "relación sexual"? Si la respuesta depende de las formas -todo contacto entre dos personas es un contacto sexual- tendríamos que poner presos a todos los padres y madres por causal de pedofilia. No es el caso, por supuesto. Si la respuesta depende de los contenidos, nos veríamos en la situación de preguntar a los involucrados: "¿tuviste sensaciones sexuales o sólo fueron sensuales?" No, no te rías por favor, en Estados Unidos -conozco el caso- una madre lactante fue separada de su bebé porque le dijo al psicólogo (luego éste la denunciaría a las autoridades) que sentía orgasmos mientras daba el pecho.
En el delicioso cuento erótico, "El Gran Senescal", Honoré de Balzac afirma que cierta casta Santa fue violada por unos viajeros en un caluroso día que se quedó dormida a la vera del camino. La Iglesia decidió canonizarla de todas maneras porque, aunque ya no era virgen, ella no se había despertado en ningún momento: NO HABÍA SENTIDO NADA
Estas reflexiones vienen a mi mente cuando pienso en zorrunas congéneres que aparecen en los Medios, a la sombra de sus corruptas parejas. Ellos, acusados de cien crímenes. Ellas, desconocen mayormente.
Para agasajarl@s querid@s bloguer@s, elaboré una sabrosa
GALERÍA DE VÍRGENES ESTRECHAS:

- Virgencita Carla, bella y elegante, colgó las tangas por amor a rubilindo aguilucho, aprendiz de político. Fue su primera dama en pujante distrito, y en jugoso ministerio, estrenó casa en la ciudad, casa en la playa (inimaginable en su honesta infancia) frecuentó salones de embajadas y organismos internacionales despertando oleadas de admiración. Cuando a él lo ampayaron borracho, ella se puso al volante. Cuando a él le destaparon asociaciones ilícitas con el espionaje, cuando le denunciaron por promover intereses y recibir coimas, ella fue su sombra al costado. Cuando le atraparon escondiendo dinero en la cartera de ella, la esposa dijo: "él nunca haría nada ilícito". El Poder la acaricia, pero ella es Esposa, la corrupción no la penetra

- Virgencita Pilar: Fue bella, no quiso ni pudo ser elegante. Pese a oscuros chismes sobre la forma en que se convirtió en segunda cónyuge del prometedor dirigente político, supo construir y mantener la viva imagen de esposa y madre dedicada. Cuando su marido alcanzó las cimas, fue una Primera Dama discreta: ocultó con gran arte, las huellas físicas de los puñetazos en la cara y otros exabruptos del loco con el que dormía. Ella podía comprender a las otras víctimas, por ejemplo, los cientos de presos políticos que fueron ejecutados por órdenes de su impaciente esposo. Fiel, lo acompañó al enjundioso autoexilio en París, disfrutó de las casas cada vez más caras que la actividad política de él conseguía para la familia y estuvo a su lado para la conquista del segundo período de Poder. Casi mostraba apetito: se dejó tomar fotos mientras cosía el inmenso pantalón de su marido (algo que nunca hizo realmente), pero esta vez estaba dispuesta a conseguir una imagen de persona que hace "algo" por los pobres niños pobres: pidió y logró un Programa de ayuda caritativa bien financiado por el Estado. Pálido intento que se derrumbó el día que la llamaron para formar parte de un decorado muy especial: su marido declaraba en conferencia de prensa, haber tenido un hijo con otra dama (de altas cualidades, eso sí). Víctima perfecta, el Poder la acaricia con sus sucias garras pero no logra ensuciar su pálida tez.

- Virgencita Keiko: Era casi niña cuando empezó a aprender que las cosas son como son. Sus maestros fueron los mejores espías, asesores y realpolitiksmen del país. Papi -¡quién lo hubiera dicho!- estaba en el Poder. ¿Qué no vieron sus ojos?: el ir y venir del trafico de influencias, la compra de conciencias al precio de un plato de lentejas, las torturas y persecución a su madre, el atropello de los principios que papi juró defender, el golpe de Estado, las órdenes de asesinatos masivos, la venta del país a empresas de país limítrofe. Dulce y dócil, como debe ser una hija, congeló su conciencia mientras se regalaba con comida, más comida, más comida. La Primera Dama más joven, reemplazó sin turbarse, a su perseguida madre y lo hizo mejor que ella por supuesto, porque lo aceptó todo. Su arte zorruno tiene un solo principio: papá lo sabe todo. Ahora candidatea para Presidenta de cierta republiqueta con un solo punto en su Programa de Gobierno: impunidad para mi papi. No lo va a lograr pero no importa, siempre se gana alguito.
Un día mostró a las cámaras sus manos negras del hollín de las rejas de Palacio, mejor símbolo no podría entregar a sus detractores, sin embargo desde su pureza impoluta, ella sabe sonreír con infantil dulzura mientras una voz le sale del estómago "no me temblará la mano".

Estos retratos, zorras y zorros del mundo, son sólo para empezar. Recibo sugerencias

martes, 24 de noviembre de 2009

El Secreto

Ese chico que pusieron a trabajar conmigo me daba vueltas como moscardón. Me refiero a su lenguaje corporal: siempre volteado hacia mí, mostraba interés y entusiasmo por TODO lo que yo hablara, se reía con mis chistes, estaba dispuesto a cumplir mis menores deseos. Todos los síntomas ¿no?. Pero no me decía nada, es decir "no se caía". Le di las oportunidades pero nada. Me puse a suponer cosas, tú sabes cómo es, una piensa de todo. Sin darme cuenta empecé a averiguar su vida, sus compromisos, sus rutinas. Ya estaba... ¿cómo se dice?, ah sí, yo estaba "caliente" (uf). Gran agitación interior, una especie de necesidad, y lo peor, las fantasías. Imaginaba que él estaba conmigo, que me hablaba, que me acariciaba, todo con los detalles y sensaciones correspondientes. Un estado tan agitado que ya ni podía concentrarme en el trabajo, me dí cuenta que no le miraba a los ojos y hasta empecé a evadirle del miedo de que se me suba el estómago a la garganta (para no mencionar otros órganos vinculados al eros).
Sólo por eso decidí consultar con una bruja (blanca por supuesto). Me llevó una amiguita, de esas que siempre saben. La mujer tenía su consultorio en un cuarto piso, de un enorme edificio de departamentos, pero siempre se podía llegar por el olor a palo santo que se sentía desde lejos. Allí, entre velas y estampitas, me leyó las cartas. "Te tiene buena voluntad pero hay otra mujer" me dijo, mientras extendía unas cards con figuras escalofriantes, llamadas "tarot". Su respuesta no se la creí, porque el chico -me consta- se calentaba un montón a mi lado. Así que pregunté y volví a preguntar. Entonces ella me dijo: "si quieres le hacemos un amarre, ¡nunca se va a alejar de ti!" Me pidió que le lleve sus colillas de cigarros, un mechón de su cabello, hilachas de camisa, entre otras locuras. Ya iba a aceptar pero me dió algo, no sé, pena o vergüenza. ¿Cómo iba a hacerle eso? ¿Amarrarlo? Cuando salimos, le dije a mi amiga: ni hablar. Si se queda conmigo será porque quiere. "Ah, me hubieras dicho antes" me dijo la amiga, que me hizo recordar que ella venía de las profundidades de la amazonía donde creció hasta los 18 años. Y ahí me soltó El Secreto. ¡Qué Puzanga, ni qué nada, eso es para viejas! Lo único que tienes que hacer es darle Chamico. No, brebajes no, le dije. Qué brebajes ni qué nada, Chamico es tu juguito pues, mujer.
Así fue como me enteré cuál es El Secreto del imán que tienen algunas mujeres de la selva, la razón por la cual enloquecen de amor a los hombres que se les acercan. Y comparto El Secreto contigo, amiga que lees mis experiencias. Chamico, entre mujeres, no es esa plantita que causa mareos, noooo. Eso dicen los hombres para justificarse. Chamico es el juguito que te baja cuando te toca tu Luna y si el hombre te prueba en esos días ya no te va a querer soltar. Punto, así de sencillo.
¿Quieres conocer los resultados? Pues, sssí, funciona. El chico probó, enloqueció, ya no me quiso dejar nunca. Ahora estoy buscando quien me lo quite de encima, ¡me tiene harta!

sábado, 21 de noviembre de 2009

El silencio

Aún se despierta a veces, no es cierto? Se despierta en la oscuridad y oye el grito de los corderos. Y cree que si salva a la pobre Catherine, eso hará que dejen de gritar, ¿no es cierto? Cree que si Catherine vive, no se despertará en la oscuridad nunca más con el horrible grito de los corderos (Hannibal Lecter- "El Silencio de los Inocentes").

25 de Noviembre, día de la no-violencia contra la mujer. Circulan volantes que invitan a un plantón en la puerta del Congreso. Hay una invitación a entrar al Congreso y escuchar los discursos de las parlamentarias. Día de bulla, palabras en voz alta, ¿palabras?
Cada día ingreso a este blog con la pregunta: ¿Alguien habrá dejado un comentario? ¿alguien escribió algo? Dialogar, recibir en letras la respiración de nuestros semejantes, ¡ah, qué placer! Miro los indicadores y me avisan que hubo visita, pero también hubo silencio. ¿Silencio?
En "El Silencio de los Inocentes", ese extraño thriller donde el héroe es un psiquiatra antropófago, el Doctor Lecter le dice a la investigadora que en el dolor de su pasado encontrará las respuestas para su presente. ¿Y qué hay en el pasado? Un niña huérfana en casa ajena escucha en medio de la noche el grito de los corderos que son conducidos al matadero. Un grito que sólo ella escucha. Todos duermen, todos callan.
Y Clarice, la joven investigadora, esa mujer que simboliza la conciencia inocente de todos nosotros, sólo encontrará alivio cuando pueda rescatar a otra mujer -Catherine- de la trampa de aquel loco que quiere arrancarle la piel para vestirse con ella.
Muchas mujeres dedican su vida laboral a auxiliar a otras mujeres, como Clarice, la de la película. Pero ellas - abogadas, policías, protectoras, sanadoras- suelen sentirse desorientadas y frustradas porque muchas víctimas no denuncian, rechazan la ayuda que se les ofrece y regresan presurosas a la primera llamada de su ofensor ¿Qué sucede en el alma de esas inocentes y su silencio irredento?
¿Qué sucede con millones de víctimas de toda condición -mujeres, hombres, niños, jóvenes, ancianos, asiáticos, europeos, americanos, africanos- que callan en todos los idiomas, que nunca señalan con el dedo a su maltratador?
¿Qué sucede con nuestro silencio asustado, con nuestro nudo en la garganta, con nuestra tendencia a deslizarnos hacia asuntos menos estridentes, con nuestro deseo de pasar la página de una buena vez? Todos tenemos una buena razón.
Por ahora soy toda oreja

viernes, 13 de noviembre de 2009

Muñeca Rota

Si tu niña fue violada
es posible que aún esté ahí
sola, en el escenario de sangre
(un violador nunca se quedaría a su lado)
Ella ahora es chiquita
muy chiquita
más chiquita aún,
desnuda aunque lleve ropas
desnuda, por decir despojada
de confianza, de creencias
peor aún, de palabras.
No habla, no dice
porque las palabras son conceptos
señalan objetos, ideas
sobre cosas que se conocen
Tu niña no sabe aún
de qué se trata esta dimensión abierta
ese dolor que roza el placer
ese placer bañado de maldad
No imagina, pero presiente
que el jardín de niños
se le escapó para siempre,
que ya se instaló el secreto culpable
en torno a sus piernas y su vagina,
que le mirarán con sospecha
porque siendo tan niña
ya ha probado
lo que enloquece a las madres
la sustancia agriculce en el recuerdo de las viejas
Sólo llora, llanto de entraña,
puedes ver su corazón
expulsado a trozos en su vómito.
De ahora en adelante
tendrá náuseas, vómito, diarrea,
siempre estará expulsando
aquel contacto que no buscó
y tú tendrás que saber
que aquella masa indigesta
es su corazón ingenuo
expulsado a pedacitos.
Si tu niña fue violada
no le entregues muñecas sin vagina
aquello sólo es burla, no le cuentes historias
de príncipes y ranas encantadas.
Un camino extraño
olvidado a golpes
por quienes antes lo transitaran,
espera a la niña
que fue violada,
un mundo de culpa la aguarda
que condena el cuerpo alegre,
la gracia sin disimulo
el sexo sin compromiso
el aborto, la píldora del dia siguiente.
un mundo que volverá los ojos a otro lado
qué desagradables son las historias
de niñas violadas.
Aprovecha ahora
que está llorando
aún salen a respirar aires
la secuela del dolor y el desencanto,
abrázala ahora, quizá todavía te lo permita.
Recuérdale a esa cuerpo asaltado
que la caricia gratuita también es posible
que el amor no siempre viene con abuso
que el mundo aún existe
para su gozo y su sonrisa
Y si tienes ganas de llorar
llora con ella, abrázala, llora.
Tú que eres grande
ya conociste las leyes del desencanto
has sobrevivido - ella tiene que saberlo-
Si tu niña fue violada
aún está muy pequeña
al fondo de la memoria
está llorando chiquito
con dolor, con espasmo,
en el cruce de un camino sin regreso
ella ya sabe
las muñecas son de plástico, hay una clase de amor que duele
y tal vez
tal vez
tal vez
ese cuerpo madurado a la fuerza
aún pueda aceptar un abrazo
simple, sencillo, sin más deseo
que un abrazo santo

miércoles, 11 de noviembre de 2009

“Menos tu vientre todo es confuso” dice un verso de Miguel Hernández


Sucedió hace varios años. Allí en ese consultorio mi pareja y yo esperábamos ilusionados el resultado del análisis. Apenas abrimos el sobre, saltamos de alegría, nos abrazamos y besamos. Estaba embarazada. Tendríamos un hijo, esa decisión confirmada hacía las veces de soplo divino sobre ese puntito titilando en mi útero y yo feliz le abría mi cuerpo y mi vida.

Pero ese no fue mi primer embarazo. Aquella vez rogaba que no fuera verdad lo que me temía. La enfermera del laboratorio, compasivamente se ahorró las felicitaciones y en silencio me entregó el resultado. Ningún pensamiento o sentimiento materno me sobrevino con la revelación. Estaba embarazada y aterrada, la tierra se me abría a mis pies. Lo único que quería era que todo volviera a la “normalidad” y haría cualquier cosa para lograrlo. En ningún momento dudé y nunca me he arrepentido de esa decisión.

Recuerdo que unos años antes, había llorado mucho al enterarme que mi madre había terminado con un embarazo forzado por mi padre durante su proceso de separación. Pese a ser muy cercana a ella, le tuve mucha cólera. Yo era una chiquilla que hacía poco le insistía para que me cosiera un vestido tipo maternidad, pues fantaseaba una y otra vez con la idea de verme embarazada, ella no me decía nada, sólo me sonreía y contemplaba con una extraña mirada.

lunes, 9 de noviembre de 2009

(Auto) Femicidio


Dulce María Paredes Sanchez llegó a la fiesta del brazo de mi hermano, Médico Cirujano devenido en Estético gracias al boom y los ingentes dineros que le pagan (algo que ninguna otra especialidad médica le va a dar). Mi hermano es casado, aparte de una relación extra con una doctora de su Clínica, pero esta era una tercera que no le habíamos visto antes. Él sabía lo que hacía. Los hombres de mi fiesta pegaron, sin disimulo, sus ojos en las recién estrenadas tetas de su pareja. Yo la odié en el instante. Tuve que comerme mis envidias porque Dulce María era realmente dulce. Mi hijita la adoró muy pronto y a mí me conquistó su sencillez. Sabía todo acerca de maquillajes, de recursos de belleza en general, pero además fue generosa al enseñarme cómo debía depilarme las cejas y luego pintarlas en la linea que más le conviene al óvalo de mi rostro. En días posteriores, los hombres daban vueltas como moscas, alrededor de su curvilíneo metro ochenta, pero ella sólo quiso que mi hermano médico la paseara por el país. Amadrinó la confirmación de mi niña, le hizo un regalo regio y luego se regresó a su México natal. Dejó de escribirnos y no respondió mensajes a pesar que insistimos. No supe más de ella hasta hoy, que me llamaron de Jalisco, donde vive. Dijeron que Dulce María falleció anteayer por complicaciones de la última cirugía, que se hizo para levantar unos glúteos que le colocó mi hermano acá en Lima. Hay chicas que mueren porque les da un cáncer, otras porque las mata el maltrato o el abandono, ésta en cambio, es una Mártir de las Mujeres, muerta casi por mano propia, en honor y gloria de los cuerpazos competentes que los vuelven locos a Ellos.

Dulce María... ¡Presente!

Zorra Decadente

Queridas zorras, aca les envio mi última instantánea, para animarlas a tomar una decisión.

jueves, 5 de noviembre de 2009

Gracias Sr.Presidente

Corría el miercoles 21 de octubre, estaba retrasada para el trabajo y tocan el timbre, refunfuñando abrí y era un mensajero. Una linda invitación con mi nombre en letra caligrafiada. Pensé que alguien se casaba, pero no. ¡Oh, sorpresa! Era una invitación de la Presidencia de la República.
Tuve mis 5 segundos de Gloria en el preciso instante que iba leyendo. ¡Guau!! Me invitan a mí...!! ¡Qué importante soy! (de pronto se solucionaron todos mis problemas de autoestima).
El Señor Presidente de la República (léase Alan García Pérez) tiene el agrado de invitar a usted a la ceremonia de inauguración de Casa de la Literatura Peruana

¡Guauu! ¡Doble guauu! Figuro entre los escritores famosos, me dije a mi misma... Salté el agradecimiento del propio presidente (of course) y veo la fecha. ¡Oh,no!!! volvieron todos mis problemas, ahora acompañados de una total decepción (todo en una)
Día: martes 20 de octubre de 2009
Hora: 18 horas (hora exacta)
Muchas gracias Señor Presidente, pero para la próxima asegúrese que la invitación llegue un poquito antes, simplemente para poder agendarla, aun no tengo la fórmula para pedirle al tiempo que vuelva.

miércoles, 4 de noviembre de 2009

Bisturi o no bisturi

Ya probe con las cremitas y los masajes,mmmno. No veo el cambio radical que una zorra normal puede esperar, asi que... ¡Ya! Ha llegado el temido momento en que la decision se impone. Por favor, ¡auxilio!

¡¡¡¡¡¿Tengo que aumentarme las tetas?!!!!! 

De nada me va a servir que me des consejos de madre. Primero toma en cuenta mis argtumentos: Cierto, lo reconozco, mis pechereques son chiquitos (glup) Esperé que crecieran por lo menos al tamaño de los de mi mami, pero nunca sucedió. Se quedaron en el camino. Y luego la lactancia solo me dió la ilusión de un aumento para luego reducirlos aun más. Fue terrible, solo otra mujer como yo puede entenderme (una nadadora, glupProbe con el push up y con los cursos de autoestima, presté atencion al gesto de satisfaccion que le prodigaban mis amantes, intenté hablarles mediante el espejo para decirles que aunque no fueran grandes, eran eficientes y tiernos como palomitas... ¡hasta acepté que mi marido les pusiera nombre! Pero no, nunca están ellas, las tetasas, para marcar las distancias con el mundo que se me pone delante, nunca están para llenar de orgullo mis vestidos, nunca para que yo disfrute de sus volúmenes llevándolas para allá y para acá. 

Cualquiera diría que el asunto está resuelto y que las siliconas son un hecho. Mmmmm, no tan rápido. No me detiene el precio -cada diá más rebajado- ni algun posible accidente, una caída con golpe, que podría  desparramar líquidos infectos por todo mi cuerpo (misma Alejandra Guzmán, qué mejor compañía). Son gajes del duro oficio de ser (ejem) MUJERRRRR. Tampoco me quita decisión la idea de tener que cambiarme el implante cada cierto tiempo para evitar el inevitable rechazo inmunológico. Nada de eso me detiene porque la gloria de tener unos pechazos turgentes que "ellos" quieren  mirar y no pueden, vale por todas las incomodidades

Lo que me detiene es la lista de siguientes cirugías que, o-bli-ga-da, tendría que hacerme después:  hilos rusos para el óvalo facial y los pómulos altos, levantamiento del rabillo del ojo para la mirada felina, inflado de labios para el gesto sensual, lipo para reducir la cintura unos seis centimetros, inflado del dérriere que según exige el buen ver tendría que ser bien grande y altote, rellenado de pantorrillas, corrección de eventuales (espantosas)  estrías... ¿Si soy modelo? No hija ¿Quiero seducir a algún hombre? ¡Menos! Es que tengo una reunión con mis primas a fin de mes y quiero estar regia. Tú me entiendes ¿no?

viernes, 30 de octubre de 2009

DIOSAS ANDINAS


Desde las profundidades del gremio zorruno nos ha llegado un mensaje que queremos compartir

Mis queridas Zorras de Arriba, de Abajo, del Centro y de Adentro:

Las invito a una increible exposicion  "EN EL TIEMPO DE LAS DIOSAS..."
Se que les gustará... En la pintura de Ana Maria Guevara y la ceramica de Teresa Carvallo,
podran ver a la Diosa de la vagina dentada, a Mama Huaco, a Mama Raiguana, a Copacawana, Chaska, Y OTRAS DIOSAS ANDINAS, Temibles, apasionadas, cercanas...

La cita es en la GALERIA DE YVONNE SANGUINETI EN GRAU 810, BARRANCO.

La inauguración es el 4 de Noviembre a las 7.00 pm. Coincide con que todas las que metieron mano, son mujeres, artistas, curadora, dueña de la galeria...No hay propaganda en los medios, no me sorprende, CREO QUE NOS TIENEN MIEDO CUANDO NOS EXPRESAMOS NO? Asi que entre nosotras tendremos que pasar la voz.

Saludos Miles.
-unazorramasperonosola-

jueves, 22 de octubre de 2009

Hace 20 años...

Un día como hoy hace 20 años mi madre dejó de existir en este mundo material. Hoy la recuerdo convencida que nos acompaña en una existencia paralela, sana, serena, tal vez feliz (no estoy segura si la felicidad sea el mismo concepto que conocemos nosotros).
Mi madre y yo discutíamos mucho por mis ideas feministas y por sus ideas feministas-tradicionales. No sé qué es lo que más la atemorizaba... pero te doy una pista. Yo aproveché que mis papás viajaban a Europa para una segunda luna de miel y les encargué conseguirme "El segundo sexo" de Simone de Beauvoir, mi mardre muy sabia no dijo que no, lllegando a Madrid me lo compró (los dos tomos; que costaran como US$60 de la época) y se los leyó durante su segunda luna de miel). Cuando llegó a Lima tuvo los libros secuestrados una par de semanas más mientras terminaba su lectura y luego me los entregó. Cuando me los dio yo ya había perdido el interés...
No obstante, un día me encontré en Lima con el libro de cuentos de Beauvoir "La mujer rota", lo compré sin dudarlo, lo leí -esta vez yo primero- y se lo entregué. Mi madre disfrutó la lectura y compartimos esa complicidad de ser mujeres en un mundo de machos.
Ese es tal vez el recuerdo más sabroso que me colma el corazón, 20 años después.

martes, 20 de octubre de 2009

Los hombres invisibles

Cuando las amigas preocupadas me preguntan qué pasa por qué no tienes pareja "...si trabajas en una gran empresa ¿acaso no hay buen material?"o empiezan con sus frases ácidas para mi ego -cual jugo de limón sobre un labio herido- "si eres tan guapa...", "los hombres no saben lo que se pierden...", me estremece una extrema sensación de carencia. Definitivamente, no hay hombres. Tal vez hayan muchos por ahí ( la calle está repleta de ellos) pero para mí NO hay hombres.
Ahora ustedes podrían creer que esta sensación es nueva en mis ...tisiete añitos, pero no, desde los 15 yo ya tenía la sospecha que eso de encontrar pareja en mi país iba a estar difícil. A veces pienso que mi mamá tuvo la culpa (¡imposible que yo sea culpable de mi fatalidad!).
Ella me enseñó a engañar a mis oidos para que no oyeran nada cuando íbamos por la calle y los galanes del barrio lanzaban piropos que yo no debía escuchar. "Cierra tus oídos, hijita", me decía. "A palabras necias, oídos sordos". Y yo fui tan buena hija que para orgullo de mi madre le agregue mi propio corolario: "A caras feas, ojitos ciegos".
Y vaya si no será fatídico este don que he desarrollado, si habiendo tantos hombres en el mundo, para mí la gran mayoría son invisibles, ni cuenta me doy que andan por ahí.
Invisibles los vigilantes, los encargados de la limpieza, los mozos, los choferes y cobradores de micro o de combi, algunos taxistas (de alguno que otro me he dado cuenta que existen), los policías y serenos, los cachacos, los obreros (cualquiera sea el rubro), los ambulantes, los campesinos (si eventualemtne me los cruzo en el camino), los defectuosos, los feos, los afeminados, los fumones, los fanfarrones, los mañosos, los que te quieren para una noche o los hombres casados (para qué va una a complicarse la vida y traicionar a otra congénere, no vale la pena!!)
Aun recuerdo la sonrisa de mi mamá, divertida. Cosas que se le ocurren a esta chica, debió haber pensado ella, estoy segura. Lo malo es que este don ha tomado posesión de mí al extrremo de caer víctima de una versión personal de "no te juntes con esa chusma". Me ha convertido en un ser indiferente, en una hembra que -después del escaneo automático al que somete a cada hombre que sus antenas vislumbran por el camino- solo registra sombras invisibles que cohabitan este mundo pero en una dimesión paralela, con los cuales es imposible relacionarse y mucho menos aparearse.

lunes, 19 de octubre de 2009

El cuerpo de Lily


A ver, a ver bien, ¿fueron las piernas?
Un director de empresa estatal petrolera del Perú, César Gutiérrez, dejó a la compañera de su vida (una guapa verdadera que le colaboraba en sus negocios), para mandarse un affaire con la feita minifaldera de la foto -pura sonrisa regalona, eso si- que se hace llamar Lily Lemasters nacida en Trujillo como Liliana Matos. "Eso ees amooor" canta Cesitar. ¿Será?
La cuarentoncita no es chica de la calle, nnno. Maneja su inglich así que, fácil, la llaman para traducir al empresario petrolero noruego Joinstin (a a su derecha en la foto) que quiere hacer negocios con el Estado peruano. El viejito no era solo hombre de negocios, también estaba deseoso de amor peruano, y Lily que es amorosa tuvo su feeling con el madurito (antes de César ¿no?), ella no es estrecha, pues. Pero antes, antes, quien la recomendó como traductora fue nada menos que León Alegría, brooker semi oficial entre el gobierno (su Partido está en el poder) y empresarios generosos del mundo. Con él también Lily tuvo sus cositas (antes de César, ¿no?).
La ex-pareja de Gutiérrez, a la que Lily llamó "despechada", hace una semana mostró a todo el mundo las facturas que demuestran que su hombre hacía consultorías ilegales y luego la mandaba a ella a despachar recibos con su nombre (¿le dio comisión?) pero nadie pagó impuestos, razón por la cual la ex-chica ahora tiene una rica deuda con la entidad cobradora. Denunciarlo... ¿es despecho o legítima defensa de antigua cómplice? Hummmmmm
Como ex-presidente de entidad-económica-energética-del-Estado-peruano, César viajó a muchos sitios para brindar servicios de consultoría a entidades energéticas de otros países (asunto poco ético y prohibido por la ley peruana), siempre con su carnal Lily. En cada sitio se tomó románticas fotos y dejó que la dama le traduzca español-inglés, le presente antiguos feelings del mundo empresarial, le reciba llamadas etc. "Esto no es amoooor, es puuuura obsesiooooon"
A ver, a ver, ¿me equivoco o las piernas están íntimamente tejidas con los negocios? Mis esquemas se ponen patas arriba. Justo cuando creí aprender que "sexo, amor y matrimonio son cosas diferentes que raras veces se juntan", justo cuando empezaba a ensayar "sexo sin amor", "amor sin compromiso", "compromiso sin sexo" Bien, creí saberlo y dejé de esperar amor de mis amantes. Justo en ese momento me vienen con estas modernidades: "sexo, negocios y estafa combinan bien" Hummmm, ¿todo empieza y termina con una minifalda? ¿las piernas son el equivalente al wiskhy etiqueta negra indispensable a todo cierre de negocios? ¿y por qué no? ¿las mujeres no somos santas, usamos nuestras cositas, igualdad en todo?
Bien, bien, bien: muchos temas revueltos en una pequeña anécdota, pero me queda compartir esta pregunta:
Teniendo en cuenta que la puerta grande de los negocios estatales es exclusiva de los viriles tiburones
y que la puerta chiquita pasa por la puesta en mercado del cuerpo femenino,
¿Nos conviene, como mujeres, usar tetas y potos para ingresar a los ámbitos del verdadero del poder?
(Esta novela continuará)

domingo, 18 de octubre de 2009

El banquete con tu sanguchito en la cartera


Ayer estuve en un quinceañero en Villa El Salvador. Me di cuenta lo tía que estoy porque llegué con mi chal abrigado (para noche primaveral limeña), pero las abuelas y yo éramos las únicas porque todas la demás, ¡tooodas!, usaban los hombros al aire! Cuando le dije a mi joven vecina "oye, ¿no sientes frío?" me señaló una telita de araña de lamé que se había puesto encima, a la que llamó "abrigo". Estando así las cosas, empecé a mirar la oferta de chicos en las galerías y ñam, ñam, estaban bastante bien, con sus pelos cortos engominados a manera de coronas de fuego y su arete de brillante en la oreja. Luego miré a mi parejo al costado, bien formalito dentro de su corbata-de-día-de-fiesta, tras lo cual pensé "Me he venido a un banquete, trayendo mi sanguchito". De todas maneras, mi compañero ya me conoce, sabe que conmigo va a las fiestas a bailar, así que no me dejó perder una pieza: salsa niuyorkina, el Arbolito, Al Fondo hay Sitio y de rato en rato algo de rock para los antiguos. Ah, ¡qué rico es bailar! Cuando me di cuenta, la pista estaba llena de círculos de mujeres bailando solas, de lo más animadas. ¿Y dónde están los hombres? Los plomazos se habían apoderado de una esquina del bar para darle duro a la cerveza, miraban con ganas a las chicas, movían los pies, hacían saliva, pero continuaban sentados en sus sillas. Una abuelita me dijo "anda, saca a ese muchacho, hay que hacerlos bailar"...ahhhhh, ehhhh, uhhhhh Recordé las mil fiestas de mi adolescencia, cuando las mayores me decían esas cosas y yo, pánfila, creía que de verdad los chicos sólo esperaban un empujoncito.
No señora, yo he traído mi sanguchito, le dije mientras jalaba a mi parejo para movernos con una vibrante Terecumbia.
Ah, esa gente que le hace propaganda el sexo sin compromiso no sabe lo que se pierde

miércoles, 14 de octubre de 2009

Histérica

Estoy shokeada. Tengo una prima, regia, guapa y un poquito exagerada en la expresión de sus emociones. Ella suele gustarle a los hombres, pero no parecía darse cuenta de su aceptación y me producía cierto enojo ver cómo se emocionaba cuando un chico le declaraba su entusiasmo, en fin, cuestión de hormonas, me decía. Hace poco me enteré que su primer matrimonio duró un año y que no tuvo luna de miel, porque de la Iglesia se fueron de frente a su cuartito en casa de sus padres y que allí no hicieron nada ese día... ¡ni durante los 365 días restantes! El matrimonio se anuló p.spst., cuando el esposito se mandó a tener un hijito fuera de. Y, bueno, así somos en esta viña del Señor ¿no? Pero en fin, mi primita se volvió a casar (esta vez sí la vió) , vive en otro país y regresó a nuestra tierra para operarse del útero (ese querido órgano que a veces hace fibromas). En medio de la convalecencia me dijo que ha decidido una nueva vida y como paso primero, no va a callar nada, no va a proteger a nadie por encima de su propia vida y de sus intereses. ¡Huy!, pensé, esto es serio. Y poco después me contó lo del primer matrimonio, que ahora les chismeo y me dijo que ella fue la que no pudo hacer nada, porque tenía miedo del sexo. ¿Y por qué pues, si es tan rico?. Entonces me contó que desde niña ella tuvo que protegerse del acoso sexual de su hermano mayor, que la tocaba cada vez que podía. ¿Y por qué no le contaste a tu mami? Pues claro que le conté, me dijo la prima, y su mami le ordenó que se calle, que no se lo debía contar a nadie porque sino todos iban a mirar mal a su hermano y lo iban a "marcar" como mañoso. Acto seguido le ofreció que ella le iba a "hablar". Por supuesto, el mañoso continuó en lo suyo.
¿Sabías que "Histeria" es una palabra que proviene
del griego "Hister" que significa "Utero"?

Y estoy muy confundida ahora, porque yo también sabía que ese primo miraba con ojos de sexo a toda mujer que pasara por delante, por eso las primas preferíamos mantenerlo bien lejos. ¿Cómo no se me ocurrió que le hacía lo mismo a su hermana? Y luego, siempre ví a mi tía como una santa, una mujer bueníiiiisima. Ahora la miro y me digo ¿cómo pudo hacerle eso a su hija?. Estoy entre el afecto y la rabia
No, eso no es lo peor. Lo peor es que recuerdo que muchas veces juzgué a mi prima como "exagerada", como "histérica". ¡Cuánto lamento no haber escuchado su dolor!

viernes, 2 de octubre de 2009

Abriendo el chupo

"¿Quién dijo que los niños no deben tener sexo con adultos?"
"¡Yo!" grité a toda voz en mi terrible pesadilla

Al instante, millares de ojos voltearon a mirarme con asco y horror. Mujeres y hombres de todas las generaciones, provenientes de todas las culturas, vestidos con trajes de cuáqueros o de patriarcas palestinos, con ternos o mamelucos, mujeres adultas y jovencitas, escuchaban incrédulos mi reclamo contra la pedofilia. En aquella dimensión onírica, el tráfico sexual con niños era tan frecuente y aceptado, que mi negativa sólo parecía estúpida y anormal. Desperté sudando y prendí la tele para calmar mi desagrado. En el noticiero transmitían esta noticia:

"Mackenzie Phillips, hija del líder del grupo "The Mamas & The Papas", John Phillips, confesó haber mantenido en su juventud relaciones sexuales con su padre, quien la introdujo en las droga. "Un día me desperté y me encontré teniendo sexo con mi padre", dijo

Cosa de hippies, drogadictos, rockeros, yankees decadentes. Prendí la compu y me metí a Internet. Una amiga periodista, usualmente moderada, me enviaba este escándalo:

La reciente boda de docenas de niñas en Gaza, se apoya en antiguas costumbres del Islam, que el Ayatollah Khomeini, el clérigo islámico más famoso del siglo 20 refuerza: Un hombre puede tener placer sexual de una niña tan joven como un bebé. Sin embargo, no debe penetrarla; sodomizar a una niña está bien. Si un hombre penetra y daña a una niña, entonces debe ser responsable por su subsistencia toda su vida. Esta niña, sin embargo, no cuenta como una de sus cuatro esposas permanentes. El hombre no tendrá derecho a casarse con la hermana de la niña… Es mejor para una niña casarse en una época en que comenzará a menstruar en la casa de su esposo, mejor que en la casa de su padre. Un padre que case a su hija tan joven, tendrá un lugar permanente en el cielo.

¡Abur!!!! Se me pararon los pelos de punta. No por la boda en si misma, ni por la sacadita de trapos sucios que le están haciendo al peligroso Islam (ahora sí, después que la CIA pagó y alentó la resurrección del fundamentalismo) No, lo que me espanta es saber que esa costumbre ¡es milenaria!
Una voz maternal, la que me enseñó lo que es un "Tabú" (cierra las piernas hijita, no dejes que te toquen, no mires, cuida tu zorrita y mantenla sin aromas) viene a consolarme. En mi mente, esa voz maternal que ahora es la voz de la razón, me dice: La cristiandad ha formado en Occidente un sistema ético que protege a los niños del deseo pervertido de algunos monstruos, Todos debemos aprender a controlar nuestros instintos. Ah, "Control" palabra mágica. Vuelco mi esperanza a la sociedad del control, la cultura clasemediera de nuestras buenas familias. Abro el periódico, y encuentro esto

Fritzl, eficiente proveedor de su hogar, padre de familia modélico, tenía su guardadito. Su hija anduvo 24 años encerrada para que acepte el sexo con su padre, producto del cual nacieron 7 hijos-nietos. "No soy un monstruo" le dijo a la Prensa, la culpa la tiene mi madre, que me odiaba y golpeaba.

¿Cuántos niños en este mundo, cuántos de nuestr@s abuel@s, bisabuel@s, tatarabuel@s, son hijitos de su madre y de su abuelo?
Esa es la sociedad patriarcal, la sociedad que da todo el poder al hombre. Ah, al fin un pensamiento Prozac, que me ayuda a digerir este amanecer de fantasmas. "Cuando las mujeres tenían el poder, no era así" -habla mi zorra feminista rebelde- y empiezo a soñar con las restauración del matriarcado. Entonces, enciendo la radio para escuchar a esa deliciosa matriarca que llaman "Doctora Cachetada" (Carmen Gonzáles, psicoterapeuta) haciendo terapia breve a una deprimida mujer. En dos minutos, la mujer confiesa que odia a su madre porque la abandonó desde que era bebé en manos de la abuela... quien tuvo sexo con ella desde que tiene memoria (sexo entre mujeres también es sexo, pe', pregúntenle a las lesbianas feministas)

Sexo con niños es abuso de poder. Oíganme todos: SEXO CON NIÑOS ES ABUSO DE PODER
¿O no? PapaFreud dice que los niños, en su subconciente, también quieren... ¡Socorrrrooooooo!


miércoles, 30 de septiembre de 2009

“Usted es la culpable ó Culpable soy yo”



Esta zorra, está melódica. Resulta que como somos las que criamos a los fujimoritos, alancitos, giampreticitos, chavecitos, martitas, lauritas y cuanto/a despreciable va por el mundo, ahora y como siempre, pareciera que cual Evas, somos las culpables de todo. Es que también, vamos espantando a los padres de su rol: “¡no tú no sabes de eso, mejor lo hago yo… sola!, y ellos obedientes se alejan, a veces tanto, que, los resentidos, nunca más vuelven para ocuparse de los críos y nosotras nos llevamos todito el crédito. Porque además en ese tono: “nadie más machista que la mujer”: porque cría cuervitos/as machistas, que les saca los ojos a cuanta mujer encuentra, porque no puede sacárselos a ella, su madre, y de paso siguiendo las consignas maternas discrima, victimiza, organiza guerras, lucra con ellas, se emborracha, se expone, golpea, viola, mata, se mata, etc, etc.
Malas,malos? masoquistas, sádicos? ¿Es eso?. Bourdieu tiene una explicación, la violencia simbólica: cómo naturalizamos, colaboramos, reproducimos e interiorizamos las relaciones de poder y la dominación, desde sus manifestaciones más crudas hasta la discriminación más invisible (que quiéranos o nos guste o no, existen todavía), y que no obedece a intenciones conscientes o perversas, sino más bien a la sumisión que los condicionamientos sociales han inscrito en los cuerpos y prácticas de hombres y mujeres como disposiciones inconscientes, convirtiéndolos en cómplices forzados/as de su propia dominación. Mal de muchos, consuelo de tontos? No. Felizmente, todo esto, sólo sería eso un condicionamiento, pues siempre será posible –aún con todas las limitaciones- hacer nuestro propio juego, decidir.
Mover nuestras fichas, asumiendo, digo yo, la responsabilidad (no culpa) que nos toca para transformar radicalmente este pernicioso círculo y renunciar a cuanto daño, beneficio o ventaja tengamos en esto. Claro está si creemos, que el poderoso o la poderosa renunciarán voluntariamente a sus privilegios o hay que… convencerlos, presionarlos o arranchárselos, que la rebelión en estos casos siempre se justifica, que yo también aspiro a un mundo mejor, qué cosa y porque queridas, que lo poco o mucho que disfrutamos hoy no cayó del cielo. Cada quien póngale el ritmo o el nombre que le guste, y baile si quiere, que a esta zorra, le sigue gustando uno antigüito, que se baila sola y también acompañada, que la hecho mover y mover las cosas: el feminismo. No amigo/amiga lector/a, tranquilícese, no es un problema de personalidad múltiple, lea bien el perfil de la derecha, la zorra de abajo, no es una, es un colectivo de mujeres, de zorras... bien puestas.

martes, 29 de septiembre de 2009

Todo el amor que se nos viene

Soy una homofóbica y lo confieso con vergüenza pero sin tapujos. La razón es sencilla: yo sé que duele por atrás y nadie me ha explicado hasta hoy cómo se puede llegar a la plena satisfacción sinmasoquismos en eso que llaman "opción sexual". El resto es rebusque, digo yo, plena de ignorante convicción (lo reconozco). Y por el lado de las Abencias, me digo en mi tontería, ¿cuál es el plus o la diferencia entre un hombre que te hace cuchi-cuchi-antes-de y una mujer que hace lo mismo? La diferencia es lo que sigue, me digo yo sola, una pieza tibia y real que yo no tengo pero que me gusta poseer de vez en cuando. Hasta ahi mis reflexiones solitarias. Pero he conocido una pareja de amantes masculinos, cuyo amor mutuo entibia mi racionalidad hasta hacerle dar flores, me hace amarlos a los dos. Desde ese punto de partida, miro a otras parejas de tórtolos que insisten en buscar al costado en vez de buscar al frente. No todos los "homo" se aman (como los hetero , igualito), no todos se respetan (idem), no todos se mantienen firmes un@ al lado de otr@. Nada nuevo bajo el sol, los hetero también pueden ser autodestructivos, promiscuos cuando las circunstancias los sobrepasan.
Y resulta que me entero que la naturaleza está produciendo especímenes de diferente código genético en todas las familias de la fauna terrícola. Las aves, los topos, las marmotas y los leones. Sin ir muy lejos, vari@s perr@s de mi barrio son aficionados a darse satisfacción con su mismo género. Claro que ellos no forman bandos discriminadores, los animales visitan el hetero y el homo con tanta alegría y libertad como si no existieran códigos morales y religiosos que respetar(¡qué animales!). Dicen los expertos que eso es producto de los cambios climáticos, de la contaminación ambiental y/o del advenimiento de una nueva era. No especifican -los expertos- si se viene el fin del mundo o ya estamos en el nuevo. Tampoco me aclaran si mis gustos hetero van a ser normales dentro de 20 años. Lo que yo le saco de bueno a todo esto es que los riachuelos amorosos están que rebalsan los viejos cauces. ¿Habrá que limpiarlos para que contengan todo el amor que se nos viene?

viernes, 25 de septiembre de 2009

Saliendo sin sostén

Una de las cosas más ricas de quedarse trabajando en casa es poderse vestir como una quiera. Quedarse en pijamas, o mejor aún, bañarse y luego ponerse a propósito una ropa cómoda y olvidarse del sostén.
El otro día estaba así, feliz sentada delante de mi computadora y tuve que salir a hacer un trámite a un lugar cercano. Me miré, así, forrada como estaba por el día aún invernal, y decidí salir así nomás. Es decir, no corrí a mi cuarto a ponerme algo que por lo demás, dada la indumentaria, nadie notaría.
Pero yo lo noté... :)

Si pudiera ser invisible

Una amiga nos ha brindado este poema para compartirlo con ustedes:

SI PUDIERA SER INVISIBLE
Si pudiera ser invisible hablaría con las mariposas jugando con el viento, caminaría con los pies descalzos sintiendo el aroma de la tierra mojada, regalo de la madre lluvia.
Pediría con respeto a los hermanos osos me enseñen a recordar los caminos de regreso al hogar.
Si pudiera ser invisible danzaría con el mar, abrigada por el padre sol, que es mi fuerza guía.
Amaría la vida tal y como es, agradeciendo con mis rosas blancas todo lo aprendido, todo lo vivido.
Si pudiera ser invisible jugaría en los universos de las palabras,cantando de infinitas formas que somos amor, que todo lo que existe es amor, mi añorado hogar.
Rosalía Amada - Canto del Viento

domingo, 20 de septiembre de 2009

Violencia de Mujer


Leo la columna de Jennifer LLanos, en la revista Somos del sabado 19. Es valiente, me digo, porque señala sin balbuceos la mentira sobre la "no-violencia" del género femenino.
La barbaridad consiste en suponer que las mujeres, puestas en su identidad de género, son incapaces de violencia contra otros (la violencia de una mujer contra sí misma nadie la pone en cuestión, a nadie le interesa y por el contrario, la hace más "santa"a ojos propios y ajenos).


"Madre desnaturalizada"
se llama a aquella que pega a sus hijos, que les quema las manos o les da veneno en el biberón porque se le fue el marido que los mantenía. "Venganza de mujer maltratada" cuando la agresora acuchilla al marido y dice que fue porque él la violentaba física o psicológicamente. "Cosas de lesbianas" (o sea ¿menos mujeres?) cuando una mujer mandó asesinar a su pareja lesbiana o la hija mandó matar a la madre para disfrutar de la herencia con su pareja, otra mujer. ¿Se tomará en cuenta a estas mujeres agresoras cuando se hable de la "No violencia contra la mujer" este proximo 25 de noviembre? ¿O tenderán un manto de compasivo silencio sobre ellas?
Es política de Estado detener la violencia contra la mujer, es una causa totalmente prestigiada en los foros mundiales y resulta de muy buen gusto defender a las mujeres, sobre todo si son africanas, musulmanas o si resultaron desplazadas por la violencia de la guerra. Escuché por ahí, que el 80% de los desplazados y refugiados del mundo son mujeres. ¿Y los hombres donde están? ¿Todos haciendo la guerra y abusando de las mujeres?

Territorio delicado
Reconozco que piso huevos cuando interrogo a la teoría feminista, por ejemplo, si los hombres cumplen su instinto cuando hacen la guerra pero las mujeres son desnaturalizadas cuando hacen la suya. Uf, me meto en camisa de once varas, porque hay muuuuuchos textos teóricos feministas que responden a todo pero no hay consistentes textos que sean críticos de la teoría feminista. Hay filósofos y teóricos de uno y otro lado en los grandes temas de la humanidad, pero sobre el feminismo hay silencio en el otro lado (no tomo en cuenta a los machos cavernícolas, por supuesto). Entonces, no hay de donde asirse cuando una se pregunta...

¿y la violencia de la mujer?


Recuerdo a Simone de Beauvior que decía que las mujeres son amigas, y son cómplices, mientras están entre ellas, en círculo femenino, sin hombres presentes. Que son tan amigas entre sí como guerreros velando armas: un período de paz que termina cuando aparece el primer hombre y ellas se lo disputan con la misma fiereza de cualquier combatiente. Violencia deslegitimada porque esa sería, supuestamente, la mujer sin conciencia de sí, la mujer atrapada por la ideología patriarcal. ¿Entonces habría una ideología femenina? ¿Y entonces la mujer sería esencialmente pacífica pero la sociedad la deforma?

Hum, hum, y más hum.
Recuerdo que Lorena Bobitt la hizo linda cuando le cortó el pene al marido maltratador. Casi la admiré... hasta que se puso a llorar y a pedir perdón. Después, en cada aparición del ex marido con el pene implantado sólo sentí odio. No hacia él, que bien le venga su falo si es que lo usa. Mi odio fue hacia ella por hacer incompleto su trabajo y por llorar después. Si hay que ser violenta, pues lo será una ¿no?, sin derivar responsabilidades, sin hacerse la buenita, sin descargar iras contra sí misma, sin autodestruirse.
A esta zorra -digo esta y no hablo por otras- no le gusta la violencia, pero cuando sale de cacería la ejercita, por supuesto ¡faltaba más!. Esta zorra no pretende ser puro espíritu, ni se alucina en el paraíso pre-adánico. Tiene aspiraciones de paz y vida, como cualquier macho o hembra que circula por esta tierra, sin embargo no pretende que la violencia existente sea un asunto de género y que los machos por ser tales sean más carniceros que las hembras.
La violencia estúpida de la sociedad nos embarra igualito a tod@s. La hacemos, la estimulamos, la permitimos, la provocamos, la usamos (¡y bien!, pregúntenle a la zorra). Y sino ¿quién tira la primera piedra?
Las mujeres, es verdad, son violadas en la guerra, pero sus hombres son asesinados en el mismo sitio: ¡por eso es que ellas marchan solas al exilio! Los hombres practican la brutalidad en la vida doméstica, pero las mujeres le echan carboncito cada día, ¡sí!, en nombre de los hijos lo cual no impiden que cuando sale el padre descarguen la mano bien pesada sobre la misma criatura.

Y conozco varias zorras que cortejan el poder patriarcal en el estilo más brutal, sin ser por ello menos hembras que cualquier otra a la que le toque jugar en el lado pacifista. Lo extraño es cuando lobas, zorras, palomas y gallinas suman (votos) esfuerzos para formar el frente feminista. Entonces, una que no se siente menos, dice "¿y dónde está el frente masculinista?" El resto es silencio.
Siento la urgente necesidad de escuchar la nueva teoría de la transformación evolutiva de nuestro mundo salvaje, escrita por manos femeninas y masculinas dispuestas a aceptar responsabilidades en la realidad que compartimos. Tal vez antes (cuando la mayor parte del mundo no sabía escribir) era imposible, pero creo que ya estamos list@s
Por eso me gustó leer a la Jennifer Llanos, como siempre, zorra solitaria ella, bien zorra, bien hembra, bien puesta.

sábado, 12 de septiembre de 2009

Amor de Hombre

¿Te has dado cuenta que hay algo que siempre une a los hombres? Hablo de hombres, no de humanidad. "Hombres" esa especie que es la otra parte del género humano.
Ellos pueden pelear entre sí, competir, odiarse en cualquier terreno, pero tratándose de fútbol, una especie de identidad los hermana. Se hablan entre extraños, se pasan la voz, como si fueran amigos desde siempre. Una corriente cálida los atraviesa, los vincula... y nos deja afuera a nosotras, las mujeres, que pasamos a ser algo así como un garabato en la pared.
Sucedió el miércoles último. Esta zorra iba tranquila en el Micro, escuchando su mp3, cuando el chofer prendió la radio del vehículo para sintonizar el bendito partido de la selección peruana vs. Venezuela. ¿Qué -dirás- no era que la seleccion ya perdió la clasificación? Si pues, pero igual tienen que seguir jugando no-se-por-qué. Y el chofer le dijo al cobrador: "Perú va a ganar 2 a 1". El cobrador gruñó (obvio). El chofer le dijo: "lo que pasa es que no tienes fe". El cobrador respondió "¿Fe? ¡ya no podemos clasificar!". Pero el chofer - tal vez poseído por el espíritu santo- repitió: "Lo que sucede contigo, pobre, es que no sabes tener fe"
Profundas reflexiones en mi brillante cabecita. Una voz interior me susurraba "Eso es amor" Imaginé al mismo chofer frente a su mujer que regresa de madrugada y oliendo a otro hombre, lo visualicé lleno de fe, diciéndole "miénteme, mujer, y miénteme bien".
Todo terminaría ahí. Pero esta zorra tiene su pareja, hombre para más datos. Y cuando llegó a su casa, lo encontró... ¿adivinas dónde? Sí pues, sentado frente al televisor, expectando el partido de futbol de esa selección que ya está desclasificada hace tiempo. Esta zorra de abajo tuvo un cierto respeto que la obligó a callarse un rato. Pero, al escuchar los resultados (los peruanos perdieron, claro) una vocecilla se me subió por la garganta para preguntar "¿Ya nos clasificamos, darling?" El hombre -sereno hasta aquel momento- perdió la compostura, se encendió en todos los tonos del rojo y farfulló algunas palabras: "tú quieres burlarte, pero no vas a poder, porque no entiendes nada". Un silencio profundo se instaló en mí, hasta que la sabia voz interior se dejó escuchar: "Eso, eso es amor" Punto. (los celos están demás)


miércoles, 2 de septiembre de 2009

"Externalidad"

Como todas las noches, desde hace 5 años, aquel viernes preparé mi alma para estar con Kiko en nuestro cálido departamento. Una de las cosas que yo adoraba en él, precisamente era ese confort, la serenidad de nuestra vida en común. Cierto que él anduvo trabajando mucho, más interesado en la pantallita de la compu que en mis piernas, pero en fin, ¿no dicen que la pasión sólo dura 4 años, porque no hay cuerpo que resista tanta dopamina(la hormona de la excitación)?
En fin, aquel memorable viernes Kiko abandonó la pantalla, me miró con ojos opacos y me dijo "tengo que hablar contigo". No te la hago larga, simplemente me avisó que su relación conmigo estaba pasando por una crisis y que teníamos que separarnos. Por supuesto que no me tragué esa espina. Al día siguiente, mientras compraba el pan, revisé su celu y encontré las pruebas. Más tarde ingresé a su laptop y encontré las fotos de "ella" en todas las poses.
Pero no es eso lo que quiero contarte. Sucede que Kiko me dijo el domingo que pusiera una fecha para llevarme mis cosas del departamento. ¿Qué? Si. Lo leiste bien: yo tenía que irme, supuestamente a casa de mis padres. Y lo repitió: "ya no te amo, esto no da para más, estoy sufriendo mucho".
El lunes fui al abogado. Llevé todos los papeles que encontré, incluidas las cuotas de hipoteca del depa, que ambos pagábamos de manera solidaria. Llevaba cierto miedo junto a toda mi pena: ¡nunca nos habíamos casado! ¿Tendría derecho a algo? "Nuestro" abogado, que ahora era solo mío por puesta de mano, me aclaró mis derechos, entre ellos este: el que abandona el vínculo -aunque sea de convivencia- pierde. Prácticamente me dijo que yo podía desplumarlo si quería.
El lunes por la noche sólo tuve que contarle a Kiko lo que las leyes decían. Se quedó frío. Aproveché el instante para empezar a sacar sus cosas de nuestro dormitorio. Él me dijo, casi llorando, que no tenía a dónde ir. Acepté que durmiera en la cocina (nuestra salita no tiene mueble largo) y me cerré en mi cuarto para llorar, casi no me había dado un momento para hacerlo. No volví a mover el tema. Kiko durmió en la cocina durante 15 días y yo preparé el desayuno para ambos, como siempre, acepté que hiciéramos juntos el mercado, como siempre y etc. Un día domingo, 3 semanas más tarde, Kiko me acarició el cabello y ese gesto fue el principio de nuestra nueva relación de pareja. Las deliciosas mañanas de alegría, las salidas juntos, los encuentros en la cama, todo regresó. No tan fácil, pero regresó. Cada paso le costó varios intentos, pero dejé que me gane de nuevo.
¿Qué luz me alumbró mientras discurría la tragedia de la separación? Pues, en aquellos días yo leía un libro de economía que explicaba el concepto de "Externalidad" utilizado por las Corporaciones para mencionar los daños que pueden dejar sus operaciones en el medio ambiente, en las personas y en todo lo que no incluye sus ganancias monetarias siempre incrementadas. "Externalidad", así se refieren a las consecuencias de lo que ellos hacen. Por supuesto, el daño colateral tiene un costo, que las empresas cuantifican (porque no entienden otro lenguaje) Por ejemplo: 5 pueblos, una etnia y toda la agricultura de la zona de Pakitzapango, Ucayali, para construir la Hidroeléctrica que venderá energía a Brasil, ¿cuánto cuesta? Ah, ya, eso cuesta tantos millones de soles (los indígenas suelen ser baratos). Ah, ya, eso se incluye en los costos ¿sigue siendo rentable? ¿Sí?, Pues, procedan. Y listo.
"Externalidad" es la palabra que tu corazón no deja que escuches, porque tú pretendes ver a tu pareja como la segunda edición de tu "perfecto" padre, o mejor aún, la sucursal de Dios en la tierra. ¡Despierta zorra! Los hombres se calientan rápido y se enfrían con la misma velocidad. Todo depende de la "externalidad".
Mi Kiko -yo lo amo, así con sus tonterías y todo- ya sabe que la traición cuesta.

martes, 1 de septiembre de 2009

Histeria Sagrada (Rosa de Lima)

"Rosa" le decían , por lo linda, pero ella disimuló la contundencia del elogio, adicionándole "de Santa María". Desde los 10 años dió señales de incomodidad ante la belleza de sus formas femeninas, comía muy poco, casi nada, intentando evitar las redondeces de su cuerpo de mujer. Vestía ropas toscas, propias de monjas -sin serlo- y se ocultaba aún más de las miradas, evitando los lugares públicos, los círculos sociales. Alguna tía casamentera, elogió la delicadeza de sus manos y como respuesta, Rosita las hundió en cal viva, con lo cual logró que las ampollas las deformaran aunque sea por unos días. La mamá de Rosa tenía el cuidado de alejar todo objeto puntiagudo o cortante para evitar que se infligiera heridas, pero ella tenía una gran imaginación y podía convertir a las piedras en su cama, a los tallos secos en su corona de espinas. Algunos psiquiatras analizan, hoy, este comportamiento, extrayendo conclusiones: estaba histérica, anoréxica, psicótica, en tiempos actuales se la habría alimentado con sonda, internado y amarrado para que no se haga daño (pueden leer los artículos de este domingo 30 en La República y El Comercio). Algún punto de vista psicológico-compasivo, supone que es una típica reacción de niña violada y esto parecería tener alguna coherencia. Los niños agredidos sexualmente pueden establecer relaciones de colaboración y hasta sentir algún tipo de placer sexual (infantil) o afecto hacia el agresor. Bastaría leer el caso de la niña Jaycee Lee Dugard, secuestrada a los 11 años y que durante 18 años se sintió cómplice de su raptor.
Pero cuando la moral y la ética -tan racionales, tan lógicas- intervienen la mente del niño, la complicidad relativa se convierte en culpa, autoreproche, vergüenza. Rosita podría haber sido víctima de un cuadro psicológico semejante. Una interpretación muy cuerda ¿no? Mmmmmmmm. La cordura, la verdad, me huele mal (y tú también zorra, usa tu olfato) Ensayemos otro punto de vista, que tal vez no se opone al primero.
Santa Rosa de Lima es la primera santa de América, una mujer del siglo XVI, una lideresa de opinión en aquellos tiempos que restringían a las mujeres toda otra posibilidad de presencia pública. A ese brillo, se suma a una larga tradición de mujeres que lideran el ejercicio de lo "sagrado". En todos los tiempos, en todos los países, en todas las culturas hay mujeres oficiantes de ceremonias de culto: las curanderas del N'eoup en Senegal, las del Zaar en Egipto, las Madres del Candomblé en Brasil, las intérpretes del Negro Espiritual en Norteamérica, las Teresas de Calcuta en la India, las de la Macumba haitiana. Porque las mujeres siempre han estado allí: en las iglesias, en las oraciones, en la educación religiosa de los niños, en el activismo político-religioso, en la movilización para sanar enfermos o para construir santuarios. Y cuando le entran a algo, lo hacen con toda su intensidad de mujer poseída por un deseo (exactamente, un estado de "trance") , aunque los supremos sacerdotes las llamen "histéricas" "locas", aunque las miren con sospecha y las aparten del ejercicio legal de su sagrado ministerio. Lo femenino sagrado. ¡Ah, cuántas historias tenemos que contar!
Y en estos tiempos de gerentas, directoras, presidentas, mujeres de Poder enfundadas en jeans y tacones nº 15, me pregunto ¿cómo se está expresando el liderazgo sagrado de las mujeres? ¿de qué manera estamos nombrando ahora a ese trance deliciosamente erótico que Freud llamó "histeria"?